Pues ha llegado la hora de analizar uno de los juegos que esperábamos con ansias, Max Mustard, después de varios días jugándolo, podemos decir que cumple con todo lo que un buen plataformas requiere. Diversión, grandes personajes, saltos imposibles, una bonita historia salvando animales y, por supuesto, mucha tensión.

Toast Interactive quieren repetir éxito en esto de la realidad virtual con un nuevo juego totalmente diferente a su primera incursión en los mundos virtuales. Si Richie’s Plank Experience se puede considerar una experiencia de culto en la VR, pocos se han salvado de probarlo y ser grabados para ser inmortalizados por las redes, su nueva propuesta va mucho más allá. Paro no perdamos tiempo y vayamos analizando paso a paso su contenido.

Historia en Max Mustard

No puede haber juego de plataformas que se quiera valorar si no tenemos que rescatar animalitos encarcelados por un malvado. Y, no, no busquéis a Robotnik porque no nos referimos a él. En esta ocasión se trata del empresario sin escrúpulos, el Sr Stubbins quien se ha propuesto esclavizar y explotar a los lindos bebes, unos extraños pero encantadores animalitos de color azul.

Y es que en este juego veremos reflejados matices muy semejantes de otros juegos de plataformas, tanto en la historia como en las mecánicas y en otros aspectos que iremos viendo.

Nuestros manejaremos a Max Mustard, un héroe que se ha propuesto acabar con los malvados planes de Stubbins y se embarca en esta aventura en la que necesitará de nuestra ayuda, ya que aunque manejamos a Max, también le ayudaremos con diferentes tipos de armas que usaremos con nuestras manos, bueno, con nuestro mando, mejor dicho.

Todo muy clásico, como lo es el juego en general, lleno de los típicos clichés de un arcade plataformero, eso sí, efectivo al cien por cien.

Max Mustard

Mecánicas y dificultad

Ya hemos hablado de la similitud de la historia con Sonic, por poner un ejemplo y salvando las distancias, pero si vemos las mecánicas nos vendrá a la mente otro gran juego de plataformas en 3D y VR como es Astro’s Playroom en PS5 o su versión VR, The Playroom VR.

Mecánicas muy parecidas y es que los juegos de plataformas en realidad virtual suelen ser maravillosos y se juegan superbién. Este es el caso, no nos resultará complicado manejar a nuestro pequeño Max Mustard y es un gozo ir superando niveles.

Además, iremos recolectando monedas con las que canjear por diferentes poderes extras, con lo que resultará de vital importancia no dejarse ni una.

En ocasiones tendremos que ayudar a Max con unas armas que tendremos que llevar nosotros en nuestras manos, como un lanzador de ventosas con las que ayudar a matar enemigos o un succionador de aire con las que ganar monedas y mover rampas móviles.

Es muy sencillo jugar, pero lo más importante es que es muy divertido y se nos pasarán las horas volando.

¿Difícil? Pues mientras que al principio es relativamente sencillo, a medida que avanzamos los niveles se vuelven desquiciantes y supondrá todo un reto avanzar. Pero es muy gratificante cuando lo logramos.

Hablamos de 40 niveles con muchas sorpresas, jefes finales y saltos imposibles, todo un reto.

Max

Gráficos y sonido

Y entramos en el punto de discordia del juego. Mientras que el juego presenta unos entornos coloridos, alegres y la inmersión es fantástica, en su versión para Quest 3 es inevitable ver unos dientes de sierra brutales. Algo que es más de una generación anterior y que no hace justicia en un visor como el de Meta.

Hemos tenido la constante sensación de estar jugando con las primeras gafas VR de Sony y no entendemos el porqué no han afinado más esa nefasta resolución.

Por contra y como hemos comentado, los personajes son encantadores, los enemigos están bien hechos, los jefes finales son divertidos y todo tiene ese aspecto cartoon que le va perfecto a un juego de este tipo.

El apartado sonoro es perfecto para un arcade de plataformas. Melodías alegres que se ponen tensas con los jefes finales y que nos acompaña en todo momento.

Toast Interactive

Conclusión

Max Mustard demuestra una vez más, y ya llevamos unas cuantas, que las plataformas se llevan de fábula con la realidad virtual. Es un juego muy divertido que aprovecha muy bien las posibilidades de la VR.

Una historia sencilla y típica, pero funcional, no necesitamos más para acompañar al pequeño Max a ayudarlo en su misión.

Las mecánicas funcionan perfectamente, es muy sencillo su manejo y el poder usar diferentes armas para ayudar a nuestro amigo le da un toque adicional al juego que nos ha gustado mucho.

Por otro lado, los gráficos aunque buenos y alegres se quedan marcados por la falta de resolución y con unos dientes de sierra de hace dos generaciones.

No cabe duda de que se trata de un juego hecho y pensado para amantes del género quienes disfrutarán mucho de él. Eso sí, si no sois de los juegos de saltos y de morir mil veces intentando superar un nivel a base de repetir y repetir y repetir… no es vuestro juego.

Generación XR recomienda este juego para toda la familia.

Max Mustard

7.8 Puntuación

PROS

  • Extremadamente divertido
  • Las mecánicas fluyen perfectamente
  • Nieveles a cascoporro con maravillosos jefes finales

CONS

  • Resolución pésima con unos dientes de sierra que pa qué!
  • De mitad del juego para adelante la dificultad es extrema
  • Que no te gusten los juegos de plataformas

Puntuación de Generación XR

  • Gráficos 0
  • Mecánicas y físicas 0
  • Diversión 0
  • Recomendado 0

Max Mustard Ofertas

Información del mejor precio y donde comprar

Mejor Precio

29.99€
Tagged
0 0 votes
Article Rating
Suscríbete
Notificar sobre
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments